Volver

mayo 1, 2014 by in category ¿Rol? ¿Qué es eso? tagged as , , , with 0 and 0

Es posible que aún no te preocupe este aspecto, pero toca hablar de él: ¿Cuándo se acaba el juego?.

CUANDO LOS JUGADORES QUIERAN (no olvides que todos los de la mesa son jugadores; eso incluye al que hace de MÁSTER). Nunca es pronto ni tarde para terminar una partida, también llamada SESIÓN. La duración de una sesión lo marcará el tiempo que los jugadores puedan o estén dispuestos dedicarle a ella. Eso sí, sería conveniente que durante la sesión los jugadores puedan estar tranquilos, sin ocupaciones o interrupciones externas; así conseguiremos meternos en el juego, en el personaje y en la ambientación, y disfrutaremos, y permitiremos que los demás jugadores disfruten de una liberadora partida.

¿Y qué pasa con la historia? ¿Se queda a medias?

No tiene porqué. Sólo hay que volver a quedar para jugar, y continuarla hasta donde nuestros pasos nos lleven ese día.

Otra opción puede ser preparar historias cuyo objetivo se pueda alcanzar en una sesión; aún así, no hay garantía de que la historia de una sesión no se extienda más allá de ese tiempo. No es lo mismo un sesión de una hora, que de tres, o de siete, o de….; ni tampoco que jueguen novatos, a que tengan experiencia; o, más aún, que el grupo sea más o menos predecible en sus actuaciones. En fin, que no pasa nada porque no acabemos la historia en una sesión.

Si has leído todas las entradas de esta sección (¿Rol?, ¿qué es eso?), habremos compartido algo de tiempo y de aventura, y por ello te doy las gracias y deseo que éste no sea tu único contacto con este bendito hobby, ni tu última aventura. Me queda un último párrafo y lo aprovecharé para darte quizás el mejor consejo de todos.

El objetivo de una historia suele estar más o menos claro y, principalmente, actuamos para encaminarnos a él. Pero es imprescindible que sepas que no disfrutarás ni de la mitad de lo que te puede ofrecer el juego si sólo piensas en llegar cuanto antes al final; porque no hay final. Tu PJ no muere ni desaparece cuando alcance el objetivo. Al revés, crecerá. Su experiencia será mayor y eso repercutirá en sus capacidades, y por lo tanto en sus futuras acciones y reacciones. Lo mejor que puedes hacer es DISFRUTAR DEL VIAJE: una amable conversación con un anciano del pueblo, ayudar a unos niños a recuperar un juguete, compartir tus pensamientos con tus compañeros de camino, dedicar algo de tiempo a honrar a tus dioses o antepasados, preparar tu equipo para cuando lo necesites, investigar un poco sobre esa misión que tu personaje se ha auto-impuesto por motivos que sólo él sabe (y tú, claro, jajaja), recorrer el mercado en busca de provisiones (o por puro placer), silbar una melodía mientras caminas “…a la sombra de los pinos…”, etcétera, etcétera, etcétera. Juegas a rol para IR DE AVENTURA, no para seguir con el estrés de todos los días. Bueno…, tampoco sería divertido que llegaras siempre tarde a todos lados porque andas oliendo florecitas por el camino; así que, un término medio es lo más divertido. ¡ÉCHALE IMAGINACIÓN!

¡Hasta la partida!

Y tú eliges como venir:

NORMAL

Homer-Normal

o DISFRAZADO.

Homer-Dorado

 

 

También te puede interesar:

Los Simpsons - 25 piezas Edición de Coleccionista

Add comment

La Reserva del Rol Derechos reservados.

Cree

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR